Iluminación LED para interiores


Rate this post

Basada en la tecnología más destacada que ofrece el mercado en lámparas de LED, ya es posible llevar a cabo la iluminación interior LED en espacios como hogares, estudios, despachos o salas de ponencias, entre otros. Su característica más notable es el ahorro que lleva aparejado, que logra alcanzar una reducción en el consumo de energía de entre el 50% y el 80%. De esta forma, la duración de las lámparas puede prolongarse hasta las 50.000 horas de vida útil, superando de largo a las antiguas lámparas o sistemas de ahorro de energía.

Beneficios

La visión de futuro augura que este modelo de iluminación LED interior sustituirá en un corto periodo de tiempo a la tradicional iluminación basada en el mercurio, debido en gran parte a que el ahorro de energía se traduce en beneficios directos sobre el consumidor: lámparas que pueden durar aproximadamente unos 14 años con la misma efectividad de función continua. Pero para el medio ambiente las consecuencias que se derivan son del mismo modo positivas, ya que el desecho de las tecnologías no eficientes en virtud de la iluminación interiores LED supone reducir altamente las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Ejemplos destacados

Dentro de este tipo de iluminación tendente a la sostenibilidad y la eficiencia energética, destacan las lentes ópticas y las lámparas de alta intensidad. Las primeras reemplazan a las lentes transparentes de siempre con la finalidad de mejorar los ángulos de iluminación, evitando así el deslumbramiento incisivo. Las segundas llevan integrados LEDs de 0,5 W. para superar la baja intensidad que se venía poniendo en práctica, proporcionando así un 50% más de brillo directo.

Atendiendo a las bondades mencionadas, son cada vez más los lugares que apuestan por esta iluminación, como es el caso de la Basílica de la Victoria (Málaga), que realizó un proyecto paradigmático.

Iluminación LED para interiores