Hora de decir adiós al e-waste


Rate this post

computacion_ewasteLa basura tecnológica, o E-Waste, corresponde a un conjunto de residuos considerados peligrosos, provenientes de computadoras, teléfonos celulares, televisores y todo tipo de artículos electrónicos, que han sido consumidos o descartados. Un desafío enorme es el que se desarrolla en diversos rincones del planeta para la recuperación de los elementos valiosos que contienen este tipo de residuos, lo que justifica el reciclado de muchos de sus componentes, como el cobre de los cableados.
Un riesgo enorme es el que reviste el dejar e-waste en la basura, o dejarlos en manos de cartoneros, poniendo en peligro la salud de las personas y del ambiente, debido a que contienen componentes peligrosos como el plomo en tubos de rayos catódicos y soldadura, arsénico en tubos de rayos catódicos más antiguos, trióxido de antimonio, retardantes de fuego, y un largo etcétera de sustancias.
Mientras los artículos de computación, telefónicos, o electrónicos, están en su carcasa no generan riesgos de contaminación. Pero cuando se mezclan con el resto de la basura y se rompen, esos metales tóxicos se desprenden y pueden resultar mortales.

Cuidar el medio ambiente es tendencia
A partir de la década de los 90 el precio de los computadores cayó en picada y, aunque la vida útil de estos equipos se estima en diez años, al cabo de unos tres o cuatro ya han quedado obsoletos debido a los requerimientos de los nuevos programas y las nuevas versiones de los sistemas operativos. Adquirir un nuevo equipo informático es tan barato que abandonamos o almacenamos un ordenador cuando todavía no ha llegado al final de su vida útil, para comprar otro nuevo, desconociendo el enorme coste ecológico que comporta tanto la producción como el vertido de ordenadores.
Lo mejor es ubicar en tu ciudad de residencia el centro de almacenaje de basura tecnológica y llevar todo el equipamiento que esté en desuso. De este modo, disminuirás el riesgo de que tu familia tenga contacto con productos químicos tan peligrosos como el arsénico, plomo, mercurio, azufre, y cadmio, entre otros.