Amor y celulares


Rate this post

Mi estilo es demasiado casual para existir y de eso me di cuenta hace un par de semanas, demasiado espontaneo y yo pensaba que así estaba viviendo de una forma correcta. Acostumbraba reírme de esas personas que están listas en todo momento y para toda ocasión, de los Boys scouts perennes. Yo en cabio, cultivaba mi estilo “no problems”, creyendo que era el indicado, pero no fue así hace un par de semanas.

Soy un amante de las novelas y no me refiero con esto a que soy un lector de best sellers, lo mío son los clásicos, los libros buenos. No quiero dejar rastros de pedantería barata, pero alguien con la manía de leer, es alguien que puede hablar de muchos temas, utilizando una elegante elocuencia, alguien que puede robar el corazón que desee. Así me encontraba yo en ese instante, casual y literato arriba de un bus del transporte público.

Siempre he observado como cortejan y seducen los tradicionales, sin llamarme mucho la atención. Bailan, se besan siguiendo señas como una sonrisa o una mirada, y toda la previa la dejan destinada a los celulares. yo en cambio, prefería la poesía y lo espontaneo, lo digno de ser escrito en una gran historia de amor. Pero me encontraba en lo incorrecto.

Ella se acerco a mí con total impunidad, un desplante grácil que volvería a repetir hasta el infinito, vio que leía y me hizo una reseña del libro genial, su personalidad me hizo perder toda elocuencia ensañada por mí para la ocasión, antes de bajar, antes de esa trágica bajada, anoto su número de celular en un margen de la pagina que leía, me dijo que la agregara a la red social, que habláramos y cerro un ojo para bajar. Recién me armo de valor para comprar un teléfono apto para Whatsapp, el equivocado era yo, siempre debí estar preparado.111